Skip to main content

Full text of "Recursos para la Escuela Sabatica (2do. Trimestre 2008)"

Historias reales edificantes 



JÓVENES 

17 de mayo de 2008 




El relato bíblico: Isaías 6 



^jTiTíTin 



*1íP^ 



V \i_\..n 




lááJ^^HtJ Ttexto 



limerna 



«De repente la puerta y el velo interior del tem- 
plo parecieron alzarse o retraerse, y se le permi- 
tió mirar al interior, al lugar santísimo, donde el 
profeta no podía siquiera asentar los pies. Se le 
presentó una visión de Jehová sentado en un 
trono elevado, mientras que el séquito de su glo- 
ria llenaba el templo» {Profetas y reyes, p. 228). 



«Después oí la voz del Señor, 
que decía: "¿A quién enviaré, 
y quién irá por nosotros?" 
Entonces respondí yo: "Heme 
aquí, envíame a mí"» 
(Isaías 6:8). 




identifícate 

CON LA 
HISTORIA 

«En el año que murió el rey 
Uzías vi yo al Señor sentado sobre 
un trono alto y sublime, y sus faldas 
llenaban el templo. Por encima de 
él había serafines; cada uno tenía 
seis alas; con dos cubrían sus ros- 
tros, con dos cubrían sus pies, y 
con dos volaban. Y el uno al otro 
daba voces, diciendo: "Santo, 
santo, santo, Jehová de los ejérci- 
tos; toda la tierra está llena de su 
gloria". Y los quiciales de las puer- 
tas se estremecieron con la voz del 
que clamaba, y la casa se llenó de 
humo. Entonces dije: "¡Ay de mí! 
que soy muerto; porque siendo 
hombre inmundo de labios, y habi- 
tando en medio de pueblo que 
tiene labios inmundos, han visto 
mis ojos al Rey, Jehová de los ejér- 
citos". Y voló hacia mí uno de los 
serafines, teniendo en su mano un 
carbón encendido, tomado del altar 
con unas tenazas; y tocando con él 
sobre mi boca, dijo: "He aquí que 
esto tocó tus labios, y es quitada tu 
culpa, y limpio tu pecado". 
Después oí la voz del Señor, 



que decía: "¿A quién enviaré, y 
quién irá por nosotros?" Entonces 
respondí yo: "Heme aquí, envíame 
a mí". Y dijo: "Anda, y di a este 
pueblo: 'Oíd bien, y no entendáis; 
ved por cierto, mas no compren- 
dáis. Engruesa el corazón de este 
pueblo, y agrava sus oídos, y ciega 
sus ojos, para que no vea con sus 
ojos, ni oiga con sus oídos, ni su 
corazón entienda, ni se convierta, y 
haya para él sanidad'". Y yo dije: 
"¿Hasta cuándo. Señor?" Y res- 
pondió él: "Hasta que las ciudades 
estén asoladas y sin morador, y no 
haya hombre en las casas, y la tie- 
rra esté hecha un desierto; hasta 
que Jehová haya echado lejos a 
los hombres, y multiplicado los 
lugares abandonados en medio 
de la tierra. Y si quedare aún en 
ella la décima parte, ésta volve- 
rá a ser destruida; pero como 
el roble y la encina, que al ser 
cortados aún queda el tron- 
co, así será el tronco, la 
simiente santa"». 
(Isaías 6) 




EXPLICA 

LA 

HISTORIA 



F 



1. ¿Cuáles son algunas de las 
cosas principales que suceden en 
la historia para mostrarnos cómo 
nos da gracia el Señor? 



otros- 

ojos 

«No hay mayor llamado que 
para servir a tu prójimo. No 
hay mayor contribución que 
ayudar al débil. No hay 
mayor satisfacción que 
haberlo hecho bien». — 
Walter Reuther, organi- 
zador laboral norte- 
americano del 
siglo XX. 



2. ¿De qué se dio cuenta Isaías 
que hizo posible que Dios lo usara? 



5. ¿Crees que sea importante 
comprender quién eres y qué estás 
siendo llamado a hacer? 



3. Subraya el versículo que con- 
sideras el más importante de todo 
el capítulo. 

4. ¿Alguna vez habías leído este 
capítulo? ¿Cuáles con algunos 
puntos importantes que aprendiste 
acerca del llamamiento de Isaías? 



6. A manera de reflexión perso- 
nal, ¿qué crees que Dios te está lla- 
mando a hacer en esta vida? 



'¿Qué opinas? 



¿Estás conectado? Es decir, ¿tienes un telé 
fono celular, servicio de Internet, correo elec- 
trónico, mensajería, mensaje de voz, etc? 

Escribe todas las maneras como estás 
conectado con los demás, ya sea por la 
escuela, la iglesia o el teléfono celular. 
Hasta puedes decir con cuántas per 
senas estás conectado al repasar 
las direcciones de tu directorio y 
ver con cuántas más podrías estar 
conectado. Después de todo, 
piensa en la siguiente pregunta: 
«¿Con tantas personas que riva- 
lizan por mi tiempo, realmente 
puedo escuchar el llamamiento 
de Dios en mi vida? 





otros ■ 

OJOS 



«Tu profesión no es lo que 
lleva a casa tu sueldo men- 
sual. Tu profesión es para lo 
que fuiste puesto aquí en la tie- 
rra, con una pasión e intensidad 
tales que llega a ser un llamamien- 
to espiritual», — Virgilio, poeta y autor 
romano de ia antigüedad. 



«Y sabemos que a los que 
aman a Dios, todas las cosas 
les ayudan a bien, esto es, a 
los que conforme a su propósito 
son llamados» (Romanos 8:28). 
«Y en el judaismo aventajaba a 
muchos de mis contemporáneos 
en mi nación, siendo mucho más 
celoso de las tradiciones de mis 
padres. Pero cuando agradó a 
Dios, que me apartó desde el vien- 
tre de mi madre, y me llamó por su 
gracia, revelar a su Hijo en mí, para 
que yo le predicase entre los genti- 
les, no consulté en seguida con 
carne y sangre» (Gálatas 1:14-1 6). 
«Como todas las cosas que per- 
tenecen a la vida y a la piedad 
nos han sido dadas por su divi- 
no poder, mediante el conoci- 
miento de aquel que nos 
llamó por su gloria y exce- 
lencia» (2 Pedro 1 :3). 

«Y nadie toma 

para sí esta honra, 

sino el que es 




llamado por Dios, 
como lo fue Aarón» 
(Hebreos 5:4). 

«Y vosotros seréis 
mados sacerdotes de 
Jehová, ministros de nuestro 
Dios seréis llamados; comeréis 
las riquezas de las naciones, y 
con su gloria seréis sublimes: 
(Isaías 61 :6). 

«Humillaos, pues, bajo la podero- 
sa mano de Dios, para que él os exal- 
te cuando fuere tiempo; echando toda 
vuestra ansiedad sobre él, porque él 
tiene cuidado de vosotros. Sed 
sobrios, y velad; porque vuestro 
adversario el diablo, como león 
rugiente, anda alrededor buscando a 
quien devorar; al cual resistid firmes 
en la fe, sabiendo que los mismos 
padecimientos se van cumpliendo 
en vuestros hermanos en todo el 
mundo. Mas el Dios de toda gra 
cia, que nos llamó a su gloria 
eterna en Jesucristo, después 
que hayáis padecido un poco 
de tiempo, él mismo os 
perfeccione, afirme, for- 
talezca y establezca; 
(1 Pedro 5:6-10). 



I estudiar las estadísticas 
del uso de Internet en el 
www.internetworldstats.com 
se estima que (al 10 de 
marzo de 2007), de los 334 
millones de habitantes de 
Norteamérica, el 69 por ciento 
están conectados a Internet. 
¡Esto es aproximadamente el 
20 por ciento del uso mundial! 
Cuando observas las estadísti- 
ca para Asia, hay casi 500 
millones de personas conecta- 
das. Todos juntos son cerca de 
1.200 millones de personas 
conectadas al Internet en un 
momento dado. 
¡Qué herra- 



mienta de 
comuni- 
cación tan 
poderosa. 
¡Imagínate para cuántas 
personas podríamos estar 
disponibles tan sólo al 
conectarnos! 




Aplícala a tu vida 



Sábado 

En la sección ¿Qué opinas? de esta 
semana se te hace la siguiente pre- 
gunta, «¿Estás conectado?» Esta pre- 
gunta obviamente se refiere a si estás 
conectado a Cristo. 

Tal vez una mejor pregunta sería, 
«¿Cuándo NO estás conectado o dispo- 
nible?» Pareciera que en la actualidad 
alguien se puede conectar con noso- 
tros en cualquier momento, y posible- 
mente sea bueno que se pueda hacer. 
Sin embargo, posiblemente nos debe- 
ría hacer pensar si estamos disponi- 
bles o no para Dios de esta misma 
manera. Esta siempre ha sido una 
pregunta importante para nosotros los 
humanos. En Isaías 6 Dios hace la 
pregunta: «¿A quién enviaré, y quién 
irá por nosotros?» E Isaías respondió: 
«Heme aquí, envíame a mí». 
¿Tenemos hoy la misma respuesta 
para Dios? 

«¿Estás conectado?» Es una pre- 
gunta muy buena para nosotros en la 
actualidad. El mundo habla en voz tan 
alta que a menudo no escuchamos la 
voz suave de Jesucristo. 

Domingo 

Después de leer el versículo y el 
relato del llamamiento de Isaías, 
¿cuál crees que sea la lección más 
importante? Hay dos palabras bastante 
importantes que van unidas con la his- 
toria: arrepentimiento y perdón. El arrfl 



pentimiento es el acto de reconocer 
nuestro pecado y aceptar que necesita- 
mos a un Salvador para liberarnos de 
ese pecado. El perdón es el acto de Dios 
de justificarnos y restablecer nuestra 
relación con él. Además, vemos que 
Dios mismo está dispuesto a perdonar- 
nos nuestros pecados para que salga- 
mos a hacer la tarea que él nos enco- 
mienda realizar. El texto muestra que el 
perdón y la justificación vienen directa- 
mente de Dios, así como el ángel que 
tomó el carbón encendido y con él tocó 
los labios de Isaías. 

Lunes 

Asegúrate de leer el Texto clave 
para esta semana. Isaías 6:8 es la 
respuesta de Isaías a Dios cuando él 
hace la pregunta de quién irá a ser su 
representante ante el mundo. Isaías 
estuvo listo para ir gracias a dos razo- 
nes: 1) pudo oír la voz del Señor, y 2) 
había sido purificado de sus pecados 
por Dios. 

¿De qué manera oyes la voz de Dios 
en tu vida? ¿Es por medio de tus padres 
o pastores? ¿Amigos o miembros de tu 
familia? ¿Tiempo de meditación y estu- 
dio personal? ¿Mediante el estudio de la 
Palabra de Dios y la oración? Todas 
estas cosas nos ayudan a oír la Palabra 
de Dios. Si procuramos escuchar su voz, 
él está más que dispuesto a hacernos 
oír lo que tiene para nosotros. 



Martes 

■ Qué aspecto crees que tiene el trono 
Ade Dios? La sección Linterna de 
esta semana nos da una vislumbre de la 
visión que tuvo Isaías del lugar santísimo 
en el cielo. ¿Cómo reaccionarías si 
tuvieras esa visión? ¿Caerías de rodillas 
y cantarías el mismo cántico de los sera- 
fines que constantemente elevan ala- 
banzas a Dios? ¿Produciría esa visión el 
mismo efecto que produjo en Isaías, si te 
mostrara cuan indigno eres de la gracia 
que recibes de Dios? ¿Te daría miedo o 
desearías que Dios se acercara más a ti 
y a tu vida? Es difícil saber qué efecto 
tendría sobre nosotros una visión tan 
clara como ésta. Pero es sorprendente 
pensar que el Dios a quien buscamos es 
tan majestuoso y poderoso. Un Dios que 
tiene suficiente poder para limpiar nues- 
tros pecados. ^ 

Miércoles ^ 

Los Puntos de impacto de esta 
semana tienen que ver con llama- 
mientos, y cuan diferentes son de un 
simple empleo o profesión. Un llama- 
miento tiene que ver con lo que Dios te 
invita a realizar en la vida y con qué fin 
te dará la pasión de tu vida. Cuando 
decidimos hacer lo que Dios nos invita a 
hacer, es sorprendente desubrir cuánta 
emoción y cuánta energía invertimos 
para completar las tareas que tiene para 
nosotros. ¿Crees que lo que dijo Virgilio 
es verdad? ¿Puede un empleo llegar a 
ser nuestra vocación para la vida? 
¿Tienes alguna idea a qué te está lla- 
mando Dios en la vida? De una cosa 



podemos estar seguros: Dios tiene un 
plan para nosotros y ese plan involucra 
responsabilidades definidas. ¿Estás listo 
para recibir el llamamiento de Dios para 
tu vida? 



4 



Jueves 

■ Cómo puedes estar bien con Dios? 
A¿Cómo sabes lo que te está pidiendo 
que hagas? En ocasiones las cosas que 
más se nos dificultan son las que nos lle- 
van a una comprensión mejor de la 
voluntad de Dios. 

Viernes 

■ Estás disponible para Dios? ¿Lo tie- 
Anes en tu directorio de contactos? 
¿Te sorprendería recibir un correo de él 
acerca de lo que le gustaría que hagas 
para él? 




Plan de lectura para esta semana* 

Profetas y reyes, capítulo 25. 

*Siguiendo este plan podrás leer al menos 

un libro cada año de la serie 

El conflicto de los siglos.